Beneficios y Ventajas

Una casa de madera tiene muchas ventajas sobre una construcción de hormigón. Entre las más importantes son su asequible precio y rapidez de montaje. La madera es un material ecológico y natural. Durante siglos se utilizaba en construcción en los países donde había muchos bosques.

Gracias a su estructura fibrosa actúa como buen aislante, conservando la frescura dentro de la casa en verano y el calor en invierno. Las paredes de madera llenan habitaciones de suave aroma, y su color cálido y agradable crea una agradable sensación de confort.

Una de las principales motivaciones para la  compra de una casa de madera, es que ofrecen la posibilidad de vivir en el campo a un precio asequible, puesto que son hasta un 30% más baratas que las de construcción tradicional. El coste del metro cuadrado notablemente inferior, aunque el precio final varía según el tipo de construcción y los extras que se le añadan.

La  madera es un material muy efectivo a la hora de aislar del frío.  Elegir una vivienda de madera conlleva un sustancioso ahorro energético. Otra gran ventaja con buenas repercusiones económicas es que la vivienda tarda menos de tres meses en construirse. Normalmente la empresa constructora transporta en piezas la casa ya fabricada, por lo que lo único que queda por hacer es montarla en el terreno.

Mucha gente asocia las casas prefabricadas con pequeñas chabolas y casas poco sofisticadas. Por el contrario, éstas pueden medir más de 200 metros cuadrados, y su apariencia transmite una buena solidez, calidez y elegancia. Como ventaja adicional se puede elegir entre múltiples diseños ya que los catalogos de casas de madera son muy amplios, así como entre diferentes barnices y pinturas  para personalizaral máximo el hogar.

casa de madera

casa de madera

Si observamos las viviendas comunes en paises con climas extremos  como Canadá y los países escandinavos se puede observar que destacan las casas ya que como hemos comentado anterioremente  una de las ventajas de las casas de madera es que resultan muy cálidas porque la madera es un material aislante natural.

La madera aporta incluso beneficios para la salud porque, al absorber la humedad, evita dolencias de reumatismo, artrosis y problemas respiratorios. No sólo eso, sino que los expertos apuntan a que el campo bioeléctrico natural de la madera proporciona un estado de equilibrio en el cuerpo humano, algo especialmente beneficioso para personas que sufren de nerviosismo, problemas circulatorios, dolores de cabeza e insomnio. Además de aislante térmico, la madera también es un aislante acústico, lo que convierte a estas viviendas en muy silenciosas.

Las casas de madera son más ecológicas porque la madera es un material natural y renovable que apenas requiere en su construcción de productos contaminantes como los tableros conglomerados o contrachapados con cola, impermeabilizantes derivados del petróleo, o tratamientos impermeabilizantes como pinturas y disolventes. No obstante, para alargar la vida de una casa de madera es necesario tratarla adecuadamente contra la humedad, el fuego, los hongos o las termitas.

 

Sensación de  confort 

Las casas de madera proporcionan una agradable sensación de confort a sus habitantes ya que este material:

- Mantiene el equilibrio higroscópico con el medio, tomando o cediendo humedad. Por ello, la presencia de madera en una vivienda regulariza la humedad del medio interior.

- Gracias a su porosidad y elasticidad, presenta una buena absorción de las ondas acústicas, lo que se traduce en una reducción de la reverberación de las ondas sonoras y en una mejora del confort acústico interno de los edificios.

- Es un buen aislante térmico, lo que reduce el consumo de energía, al moderar las fluctuaciones térmicas del interior.
La madera es un material reciclable Biodegradable, procedente de fuentes de suministro sostenibles, atractivo y técnicamente avanzado.

Por su ligereza y fácil ajuste de obra, las estructuras de madera permiten aminorar los tiempos de montaje con respecto a otros materiales


Casas de Madera muy adaptables


 
La adaptabilidad y versatilidad de la madera como materia prima, y también de sus productos, hacen de ella un material idóneo para los nuevos diseños y necesidades del hábitat actual. Las construcciones en madera como alternativa de solución para reducir el consumo de energía en las casas. Por disponibilidad de materia prima, en nuestro país, tiene ventajas comparativas desaprovechadas.

La construcción con madera es básicamente otro tipo de construcción, que implica utilizar un material natural y renovable que requiere un diseño tecnológico detallado y preciso. Se busca alcanzar la optimización energética de la edificación como aporte de solución al cambio climático que afecta al planeta.

 

 

Mantenimiento de las casas de madera

Mantenimiento de exteriores

Los barnices que se utilizan en la actualidad son de poro abierto, también llamados “Lasures” ó “barnices al agua”, estos barnices son de fácil aplicación, no se levantan por capas y no es necesario lijar para aplicar nuevamente por lo que no supone grandes costes ni económicos ni de tiempo.  El barniz exterior de una casa tiene un comportamiento distinto en función de la radiación solar a la que esté sometida y del color que se aplique. Así, la cara sur es la que mas radiación recibe y su duración mínima va de tres a cuatro años después de la primera aplicación, las aplicaciones posteriores van alargando estos plazos llegando a periodos de siete a diez años.

En cualquier caso no es necesario aplicarlo a toda la construcción, solo en aquellas zonas que reciban más sol y su aplicación es sencilla.

Mantenimiento de interiores

Una casa de madera tiene un mantenimiento interior prácticamente inexistente, en su caso este mantenimiento se limita a los suelos y no es superior al que puede tener un parquet en una casa tradicional.Pintar el interior de una casa de obra tradicional es necesario, costoso y engorroso así mismo es necesario hacerlo cada cierto tiempo, lo que en una casa de madera no es necesario.

El comportamiento de las tarimas, como el del resto de la madera de la casa en general, está básicamente afectado por los cambios de humedad ambiental y de temperatura. Absolutamente todas las tarimas tienen variaciones de volumen y tamaño; mantener la humedad ambiental entre 40 y 60 % así como la temperatura entre 18 y 24º es la mejor garantía para evitar las variaciones en la misma, si no es así, se producirán ranuras entre las tarimas que, si bien no tienen ninguna repercusión técnica o de duración, sí afectan a su estética.